Inicio  >  El Museo  >  La exposición  >  Sala 2

Sala 2 Teatro y Sociedad

Exposición de piezas que configuran el programa epigráfico y ornamental

Sección del edificio del Museo

 

Esta sala acercará al visitante al conocimiento de las funciones del Teatro en la Antigüedad, pues además de su función lúdica el edifico teatral constituye el marco idóneo para la propaganda política y religiosa del propio Augusto, personificada en el Teatro Romano de Cartagena por la dedicación de los dinteles de ingreso al edificio a los dos jóvenes príncipes, Cayo y Lucio Césares nietos de Augusto y sus virtuales herederos, quienes además debieron participar en la financiación del mismo, y probablemente en la elección de su programa ornamental.

Un programa decorativo cargado de mensajes ideológicos entre los que destaca la introducción de los cultos a las divinidades tradicionales del Estado Romano a través de tres altares donde se representan los símbolos de la Triada capitolina, piezas que presiden la parte central de la sala. Los emblemas de Júpiter, Juno y Minerva, un águila con las alas desplegadas, un pavo real de perfil y una lechuza, adquieren un especial protagonismo por su tamaño y cuidada ejecución. Completa la composición en cada altar un cortejo de tres jóvenes muchachas en actitud de marcha o danza. Por la calidad de sus relieves se considera que son obra de alguno de los talleres neoáticos instalados en Roma a finales del siglo I a.C.

Otros mensajes podremos percibir en la sala con la contemplación de la escultura del Apolo citaredo, dios protector de las artes escénicas, pero también venerado por Augusto, convertido en su dios protector tras la victoria de Accio en el 31 a.C., o con el relieve de una figura femenina recostada que hemos interpretado como Rea Silvia, cuya iconografía fue ampliamente promovida por el emperador en su arquitectura monumental.

Como en otras ciudades romanas también participaron en su financiación miembros de las familias más notables de la urbe, entre los que cabe destacar L. Iunius Paetus, que dedicó un altar en honor de Cayo César y otro a la Fortuna del emperador, y los Postumii, que dedicaron un pedestal a Lucio César. La contemplación de estas piezas permite al visitante comprender las claves del mecenazgo y la promoción política en la Antigüedad, cuyos contenidos se amplían en el interactivo de la sala.

El Corredor Arqueológico

El recorrido museístico se inicia por este corredor, donde se explica la evolución urbana del solar del teatro del siglo XXI al siglo I.

Enlace al Corredor Arqueológico

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | + Info